Matías y sus complicaciones con el habla

Matías y sus complicaciones con el habla

0 207
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×
Que te pareció este artículo?

Matías y sus complicaciones con el habla

Hoy por la mañana la madre de Matías fue con el psicólogo, estaba citada para que le entregaran el diagnóstico.

Matías es un niño crespo, delgado, algo tímido. A veces se coloca detrás de su madre si alguien lo saluda por primera vez; no todas las personas son de su agrado, salvo Sofía, una compañera del trabajo de su mamá. Con ella conversa mucho, le platica de las cosas que más le gusta en la guardería, entre ellas, un enorme dinosaurio y comer yogurt.

En casa es el único niño de la familia. Su espacio preferido es el jardín, ahí le gusta rodar por las tardes y encontrarse con el sol. ¡Es tan maravilloso!, para él significa recibir los abrazos de su madre, la extraña mucho.


En casa es el único niño de la familia. Su espacio preferido es el jardín, ahí le gusta rodar por las tardes y encontrarse con el sol.

Su mamá, Alicia, se va muy temprano a la oficina, antes de salir ella le da su desayuno, lo alista para ir a la guardería y lo pasa a dejar. Cuando se despiden, Matías la abraza muy fuerte, Alicia mucho más. En todas las ocasiones ella le toca  su nariz pequeña con su dedo índice, deseándole un bonito día y recordándole que lo ama. Para ambos es un momento difícil.

Por las noches de regreso a casa, Alicia cruza toda la ciudad para reencontrarse con su más grande amor, Matías, el corazón se le alegra. Para ella es reconfortante luego de horas de trabajo estresante. En las noches, Matías y Alicia conversan demasiado, como si el tiempo tuviera límite, con urgencia platican de los amigos de Matías y de todo lo que él hizo en el día. Cada minuto ella lo aprovecha al máximo, en la ducha, mientras lo viste o lo ayuda con el cepillado de los dientes. Está enamorada.

Unos días atrás, Matías empezó a hablar con dificultad. La parvularia de Matías se lo hizo saber a Alicia, ella estaba sorprendida, le parecía imposible, en casa todo el rato que pueden conversan mucho, algo no concordaba. La parvularia le explicó que Matías se expresa pero ya no se le entiende, le cuestionó si algo había pasado en casa.

La mamá de Matías ha tenido unos meses complicados. Su esposo regresó a casa, normalmente se la pasaba viajando, ahora le han pedido atienda algunos proyectos desde la oficina central. Este hecho alteró todo, ahora ya no serían Matías y su madre, papá está de nuevo en escena. Alicia y su esposo han comenzado a redescubrirse, hasta en sus humores y gustos.

En la oficina las cosas no van bien, están buscando despedir a Alicia, ya no le toleran sus frecuentes inasistencias o llegadas tarde debido a Matías, quieren cambiar de personal; en su trabajo consideran que se es mamá o se alcanza el éxito, pero no ambas cosas. Ella sin embargo, piensa todo lo contrario, ¡se puede!. Alicia ha dado la batalla mostrándose valiente y cumpliendo con sus responsabilidades, a pesar de a veces llorar en silencio, no es fácil ser mujer y madre, piensa.

Matías ha estado en revisión con el psicólogo. Le ha hecho diversas pruebas, quiere saber qué lo tiene así, complicado para comunicarse. Su mamá ha estado muy ansiosa, teme que sea algo grave, por fortuna su esposo está de vuelta, la carga emocional será compartida, a pesar de que él le reproche falta de atención hacia Matías.

El día de hoy citaron a Alicia por la noche, le ha pedido a su esposo la acompañe. La mamá de Matías tuvo que salirse horas antes del trabajo, tendrá problemas, ¡no importa!, no se perdonaría no acudir con el psicólogo. Mamá y papá llegaron a la hora. El psicólogo los recibe e introduce preguntando cómo se encuentra Matías, le responden. Enseguida les comenta que los test aplicados a Matías muestran un bajo nivel de desarrollo en su motricidad fina, lo que está repercutiendo en el habla, su autoestima, autonomía, independencia y seguridad; se requiere trabajar urgentemente con él para ayudarlo a desarrollarse conforme a su edad. Les explica más a detalle durante un par de horas.

Al salir del consultorio, Alicia se puso triste y descargó el cansancio y preocupación en llanto, se culpabilizó de lo sucedido. Sintió frustración de saber que se perdió los primeros años de vida de su hijo. ¿Cómo no se dio cuenta que algo estaba pasando? Acudieron a una cafetería donde conversaron sobre la situación.

Ambos asumieron sus responsabilidades, el esposo se disculpó con ella por haberle dejado todo, por descuidarlos. Ella se quedó pensativa mientras lo escuchaba a lo lejos, pensaba en los cambios que haría, priorizar el cuidado de su hijo dándole menos tiempo al trabajo, no quiere dejar de escuchar esa voz que la estremece, piensa en ayudar a Matías a hablar sobre lo maravilloso de la vida.

Notas

  • Aún cuando la madre se ha incorporado al mundo del trabajo remunerado, permanece y se recrea el estereotipo de que las mujeres son las principales responsables de los cuidados.
  • En México, del total de niños de cero a seis años cuidados por personas que no son sus madres y padres, 51.2 por ciento son cuidados por sus abuelas.  
  • Para que las niñas y niños sean debidamente cuidados por sus madres y/o padres, el Estado debe generar las condiciones para que eso ocurra.
  • Fuente. La vida familiar y su relación con el trabajo en Horas hábiles, corresponsabilidad en la vida personal y laboral, GIRE A.C., México, 2017.

fuente Karina Maya Mx, Matías y sus complicaciones con el habla