Kast, el huaso alemán

Kast, el huaso alemán

0 65
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×
Kast, el huaso alemán
Que te pareció este artículo?

Kast, el huaso alemán

Este domingo elegiremos presidente y buena parte del parlamento, así es que yo aprovecharé de hacer un poco de proselitismo por mi candidato José Antonio Kast, el Rayo Derechizador, que seguramente no va a ganar esta vez pero es el político emergente más importante del momento, por lo que creo que procede apoyarlo en la primera vuelta a ver si saca un 10% o más de los votos, en realidad me da lo mismo cuantos votos saque porque para mi gusto es lejos el mejor candidato, pero si saca el 10% o más yo estaría muy contento.

Los huasos alemanes
En el Sur de Chile hay huasos alemanes como Juan Antonio Kast por todas partes, son familias que han llegado al campo en distintas olas migratorias, algunos a mediados del Siglo Diecinueve cuando Vicente Pérez Rosales fue agente de inmigración en Alemania, por cuenta del gobierno de Manuel Montt, pero después de la Segunda Guerra Mundial también llegó un número importante de familias que lo habían perdido todo. Una de esas familias fueron los Paullman, otra los Kast, así como ellos hay muchas más.

En relativamente pocos años la mayoría de los alemanes se levantaron para conseguir una buena situación económica, dedicados principalmente a la agricultura y el comercio, algunos como Horst Paullmann se hicieron billonarios, y otros como la familia Kast prosperraron bastante en el negocio de la ganadería y los restaurantes. La familia Kast si no me equivoco fueron fundadores de la cadena de carnicerías y restaurantes “Babaria” que hoy están en todo Chile.

Cuando yo era chico, los mejores amigos de mi mamá eran de una familia alemana y yo pasé muchos años en su casa, por lo que pude conocer sus costumbres y tradiciones: la pascua del conejo, mucho antes que se hiciera popular en Chile y la Canción Nacional para navidad y año nuevo, las marchas alemanas y sobre todo amor por la cultura, patriotismo y la vida en familia. En Chiloé también recuerdo a Kurt Mutter, otro huaso alemán que fue mi primer amigo en el liceo.

Bueno, todo este largo preámbulo para explicar que los huasos alemanes me caen bien de entrada, porque he conocido a varios (mi compadre Franco por ejemplo) y sé que acostumbran a hacer las cosas bien. Esa es una de las razones por las que José Antonio Kast es mi candidato, tengo confianza en sus valores y su ética del trabajo duro, muy admirable para un completo flojo como yo.

Un candidato improbable
No hace mucho tiempo yo mismo escribí que los dos Kast eran unos “don nadie” que no tenían el más mínimo futuro como candidatos presidenciales, hoy mantengo mi opinión sobre Felipe Kast -sigo pensando que es un político desabrido que no vale nada- pero la campaña que está haciendo su tío José Antonio me convenció en poco tiempo y cambié de opinión respecto de él, es un candidato con quien me identifico y me representa en muchas cosas.

Pero no con todo, hay varias cosas en que no me representa para nada. Por ejemplo su religión, mientras yo no tengo preferencias religiosas Kast es católico, probablemente de Shoenstatt como la mayoría de los descendientes de alemanes, esos curas tienen ideas políticas bien socialdemócratas, lo que no deja de preocuparme. Kast es anti aborto a todo evento mientras yo no veo ningún problema al aborto libre antes de los dos meses de gestación (he escrito bastante sobre eso). Kast es anti drogas y yo soy firme partidario de la legalización de todas las drogas y la eliminación de los delitos sin víctimas, donde el único afectado es el que comete el supuesto delito.

En fin, en varias cosas no concuerdo y seguramente tendría muchas diferencias con sus ideas económicas -que nadie conoce muy bien- pero creo que esos son detalles que podría soportar sin ningún inconveniente, porque coincido con él en muchas cosas fundamentales, que pienso que son urgentes de corregir.

Por ejemplo Kast es una barrera antiprogresista, todo lo contrario de Piñera que es un progresista apenas encubierto, es el único político que tiene claras ideas sobre la meritocracia y la libre iniciativa. Sobre todo concuerdo completamente en la evaluación que hace de lo que fue el Gobierno Militar y la necesidad de volver a algunos de sus principios que hemos ido perdiendo paulatinamente. Con eso me basta para hacer la vista gorda a todos los desacuerdos que tenemos.

También hay otras características personales de Kast que me caen muy bien, es bromista y relajado, no se toma muy en serio y no muestra esas ansias de aprobación casi enfermiza de Piñera, ni tampoco el ansia de poder a cualquier precio que es común en el resto de los políticos. En suma Kast tiene muchas propuestas nuevas en un país donde todo el sistema político está agotado, yo le veo mucho potencial especialmente entre nosotros los jóvenes. De los viejos vinagres y rancios. poco o nada se pude esperar.

En fin, yo creo que no tiene ninguna opción en estas elecciones, pero igual estoy muy entusiasmado porque creo que por ahí va el futuro de nuestra política y si nos manejamos bien, nosotros los jóvenes podremos sacarlo de presidente en el período que viene. Votaré por Kast en primera vuelta y por Piñera en segunda, con la nariz apretada eso si, porque creo que Sebastián Piñera y su gente representan a una política que está muerta, podrida y está empezando a oler mal. Cuando veo a los chupamedias y sobadores de lomo fingiendo amor eterno con la esperanza de agarrar un cargo en el futuro gobierno, pienso que eso es lo que tiene que desaparecer en Chile. Pero igual, la presidencia de Piñera y su gente es necesaria, solo serán cuatro años si todo anda como debiera ser.

A todo esto Piñera no es un mal candidato, yo suscribo completamente lo que escribió José Francisco Cuevas en su blog en su entrada El Triunfo de la Razón, la derecha por primera vez va con dos candidatos muy buenos, pero como ya dije, la derecha política actual está muerta y empezando a despedir mal olor, ya es hora de cambiarla por algo diferente.

Por supuesto estas son mis opiniones y no pretendo convencer a nadie, si alguien piensa distinto, bravo por él, el tiempo depejará las dudas y mostrará los resultados, es cosa de esperar nomas.
fuente , Kast, el huaso alemán